Vinos blancos de mosto flor, un sabor tan único como su elaboración

June 11, 2015

Los vinos extraídos 100% de mosto flor son finos, suaves y afrutados, y su elaboración tiene una magia particular que se refleja en vinos excepcionales.

 

 

 

El mosto flor, mosto yema, o mosto lágrima, es el primer mosto resultante del estrujado de las uvas por gravedad al ser vaciadas en la prensa.

Este tipo de mosto fluye por sí mismo, por el propio peso de las uvas, y sin ejercer ningún tipo de presión adicional.

Tras el prensado tiene lugar la separación de mostos o “desvinado”. La pasta con el hollejo y el raspón se traslada a las “jaulas” y se deja que el zumo vaya escurriendo lentamente por la fuerza de la gravedad o por una ligera presión. “Mosto yema, de flor o lágrima” son los distintos apelativos que reciben estos primeros mostos que son los de más calidad, finos y ligeros, aromáticos, suaves y afrutados.

Los vinos de mosto flor, son por lo tanto, los de mayor calidad, finos y ligeros, aromáticos, suaves y afrutados. No es de extrañar, pues, que esta técnica sea tan altamente apreciada en la elaboración de vinos blancos.

Debido a la poca cantidad de mosto flor resultante en el primer prensado, en comparación con el mosto proveniente del estrujado mediante prensa, no es demasiado común encontrar en el mercado vinos 100% elaborados con mosto flor.

Please reload

Destacados

¿Carnes blancas, vino blanco?

April 1, 2015

1/5
Please reload

Recientes

April 20, 2016

Please reload