A las afueras de la localidad de Bellmunt del Priorat, a orillas del río Siurana, se encuentra la masía popularmente conocida como laCasa Gran.

Una edificación con trescientos años de historia en la que antiguamente residieron los monjes cartujos del cercano monasterio de Scala Dei, la orden monástica que ya en el siglo XII introdujo la viticultura en una comarca que es hoy una de las regiones productoras más reconocidas del mundo. En las fincas que rodean la Casa Gran, las mismas que fueron testigo del estricto voto de silencio de los monjes cartujos, es donde han nacido GR-174, Cruor y Gran Cruor, tres modernos y elegantes tintos que aspiran a situarse en la élite de la D.O.C. Priorat